miércoles, 18 de julio de 2012

Peleas entre hermanos 1


Un tema recurrente en los hogares son las peleas entre hermanos, qué las origina, qué hacer ante ellas...


"Pelea por juguetes" creación de Estephany García Trejos

"Peleas entre hermanos

Las peleas entre hermanos es algo normal que forma parte de la vida. Siempre habrá desacuerdos que propicien una discusión o pelea y, aunque son muchas las causas que pueden dan lugar a una pelea, normalmente no existe una razón específica para que se produzcan. Una buena actitud de los padres hará que se reduzcan.


1. Rivalidad y peleas entre hermanos

Las peleas entre hermanos son normales y frecuentes, forman parte de la vida cotidiana de cualquier familia. Los motivos son infinitos, cualquier cosa puede originar una pelea: la televisión, coger el teléfono, quién va primero al baño, etc. todo puede convertirse en motivo de discusión.

A pesar de que la rivalidad y las peleas sean normales, no quiere decir que simplemente se deban aceptar, pero tampoco que debamos reaccionar de forma desproporcionada ante ellas. Los padres deben saber que las peleas ocurrirán, por lo que deben fomentar en el hogar la idea de compartir y ceder ante las cosas, en vez de rivalizar y tener una actitud posesiva con el resto de sus hermanos.

Aunque en la infancia las disputas son continuas, no significa que no se quieran. La prueba está en que cuando llegan a la edad adulta, la mayoría de las relaciones entre hermanos son íntimas y estrechas; pasan mucho tiempo juntos, se ponen en contacto cuando tienen algún problema, se piden consejos, etc.


Imagen tomada de www.zippy.es


2. ¿Por qué se producen las peleas?

Las peleas entre hermanos se pueden reducir y evitar si se conocen las causas que las producen. Las más frecuentes son las siguientes:

- Muchas de ellas nacen de la rivalidad y los celos. El deseo de competir con sus hermanos para demostrarse a sí mismo y a los demás su capacidad es muy común. Es una forma de adquirir seguridad.

- Llamar la atención. Desea llamar la atención de sus padres para sentir un trato especial de ellos, sentirse más querido. Considera a su hermano un competidor respecto al amor de sus padres y es frecuente que en algunas ocasiones, imagine que quieren más al otro, los niños poseen una gran imaginación.

- No desean compartir. Muchas veces el origen de la pelea es un juguete, la ropa o que le han cogido algo de su cuarto que le pertenece sólo a él. Debemos enseñarles a compartir y a ser generosos con sus cosas, de igual manera, tiene que entender que cuando su hermano no le deja lo que él desea tiene que aceptarlo.

- El aburrimiento y la inactividad pueden propiciar también las disputas.

- Un trato injusto. Ante los conflictos, los niños tienen una percepción muy subjetiva y creen que siempre tienen razón. Por ello, consideran muchas veces que reciben un trato injusto con respecto a sus hermanos."






Y, un poco de humor...


Imagen tomada de www.nomelafo.com



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada